Hijo, Soy tu Madre y Quiero Decirte Esto… (Digno de Leer)

Sin categoría

De todos los tipos de amor que conocemos, quizás sea el de una madre el que más potencial tiene.

El amor entre madre e hijo surge de forma instantánea como una conexión que une dos cuerpos y dos almas. El amor de una madre es incondicional, es eterno.

Cuando dicen que la naturaleza es sabia se refieren, entre otras cosas, a la unión que se produce entre las madres y los hijos. El instinto de protección de una madre nace en el momento de saberse embarazada, y perdura a lo largo de 9 meses en los que, sin poder ver a su bebé, siente que es el tesoro más preciado del mundo.

Soy tu madre y te amo.

Soy tu madre. Te agotare, te gritare, me molestare contigo, te llamare la atención, te repetiré las cosas mil veces y sabes ¿por qué? Porque te amo. En este mundo nunca vas a encontrar a nadie que te pueda amar como YO, sin ningún interés solo el amor maternal. Porque tu triunfo será el mío.

Hijo desde que llegaste a mi has sido mi mayor soporte para salir adelante antes las adversidades que he tenido y espero ser el tuyo cuando me necesites. Quiero que sepas hijo que siempre te tendré en mis oraciones pidiéndole a nuestro Señor que te cuide y te proteja siempre.  Siempre me tendrás a tu lado, sé que tendrás muchos amores que con el tiempo se van a ir marchitando pero este AMOR que te tengo mi querido hijo es para toda la vida.

Hijo eres lo mejor que me ha Pasado

Hijo tengo la suerte de que tu amor me corresponde y de que así como yo te amo, tú me amas. Al igual que yo, tú me cuidas me proteges y me amas sin ningún interés.  El amor que te tengo mi querido hijo sobrepasa tus errores, no importa lo que hayas hecho. Te perdono.

Estaré aquí cuando te sientas solo, cuando tus amigos te fallen. Siempre seré tu apoyo. Yo nunca te fallare aunque tu si lo hagas conmigo porque el amor que te tengo es un “amor puro y sincero”.  Mi amor es incondicional, no tiene límites. Soy capaz de hacer cualquier cosa por ti hijo. Soy capaz de jugármela en todo. Doy todo por mis hijos y jamás te postergare por nada ni por nadie.

Siempre te llevo en mi corazón y siempre luchare por ti. Aunque crezcan o ya estén grandes siempre seguirán siendo mis pequeños angelitos.

-Alguien dijo que un niño se lleva en el vientre durante nueve meses. Ese alguien no sabe que un hijo se lleva en el corazón toda la vida.

-Alguien dijo que toma una seis semanas volver a la normalidad después de dar a luz.

Ese alguien no sabe que después de dar a luz la normalidad no existe.

-Alguien dijo que se aprende a ser madre por instinto. Ese alguien nunca fue de compras con un niño de tres años.

-Alguien dijo que de «buenos» padres salen hijos «buenos». Ese alguien piensa que un hijo viene con instrucciones y garantía.

-Alguien dijo que las «buenas» madres nunca gritan. Ese alguien nunca vio a su hijo romper con una pelota la ventana del vecino.

-Alguien dijo que no se necesita una buena educación para ser madre. Ese alguien nunca ayudó con una tarea de matemática de cuarto grado.

-Alguien dijo que no se puede amar al segundo, tercer ó cuarto hijo como al primero. Ese alguien sólo tuvo un hijo.

-Alguien dijo que se pueden encontrar en los libros las respuestas a todas las preguntas sobre como criar hijos.

Ese alguien no tuvo un hijo que se metió un fríjol en la nariz.

-Alguien dijo que lo más difícil de ser madre es el parto. Ese alguien nunca dejó a su hijo en la escuela el primer día del Jardín.

-Alguien dijo que una madre puede hacer su labor con los ojos cerrados y una mano atada a la espalda. Ese alguien nunca organizó la fiesta de cumpleaños de su hija.

-Alguien dijo que una madre puede dejar de preocuparse cuando los hijos se casan. Ese alguien no sabe que el matrimonio agrega yernos y nueras al corazón de una madre.

-Alguien dijo que el trabajo de una madre termina cuando el último hijo se va del hogar. Ese alguien no tiene nietos.

-Alguien dijo que una madre sabe que su hijo la ama, así que no hay necesidad de decírselo. Ese alguien no es madre.

-Alguien dijo que una madre no necesita de la comprensión y del «te quiero » del hijo… Ese alguien no es un hijo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *