8 consejos para evitar que un niño sea adicto al celular

Definitivamente a la mayoría que le toca esta era tecnológica es a los más jóvenes, a aquellos pequeños que nacieron en una época con internet, con acceso a las redes y a los juegos on-line. ¿Creíste que solo le ocurría a tu hijo? Pues no. Es algo generacional y tiene solución.

En el artículo de hoy te daremos algunos consejos para que puedas preever el uso de la tecnología mediante el móvil y que tengas ciertos recursos para evitarlo o para retrasar este proceso que aparenta ser inevitable.

¿Cómo hacer para que nuestro hijo no se enganche al teléfono móvil?

1- Que el primer celular sea de toda la familia

Es importante que el niño aprenda a valorar las cosas materiales. Un teléfono celular es un elemento muy útil que puede ser de gran ayuda para que el niño se relacione con el mundo exterior.

Pero es saludable que primero compartan un teléfono entre algunos familiares pues de esta forma se cuiden entre sí. 

2- Dar el ejemplo

Hacer cosas para que nuestros hijos las observen y aprendan es parte del proceso de su educación. Es importante ser conscientes de esto pues los hijos pequeños están muy atentos a estas cosas.

Debemos demostrarles que el teléfono es un aparato útil pero que no es necesario estar todo el día junto a él pues puede generar conflictos sociales y que el niño se aísle. 

3- Limitar los tiempos de uso

Otro punto importante para lograr que nuestros hijos no se conviertan en adictos al teléfono es limitar los tiempos de uso del aparato. Es decir poner franja horaria para que puedan jugar o ver videos.

No siempre será de su agrado pero es muy constructivo para su crianza que aprendan a respetar los límites y que lo tomen como algo positivo. 

4- Hacer un pacto de convivencia

Los pactos de convivencia son la clave de toda la familia. Poner horarios, espacios, hacer acuerdos sirve para que vivir junto a otras personas sea más placentero.

El uso limitado del teléfono podría ser perfectamente uno de los puntos de convivencia. No te preocupes en establecerlos, ten seguridad de que será para un bien común.

5- Evitar que se encierren para hablar

Los niños, sobre todo los adolescentes, suelen tener el hábito de encerrarse en su habitación para hablar por teléfono, mandarse mensajes, entre otras cosas. Y si bien es importante que aprendan sobre la privacidad, también es importante que los adultos llevemos el control.

Dentro de los pactos de convivencia poder poner que sea de forma controlada el consumo del uso celular y que lo hagan cerca de uno es productivo.

6- Controlar qué hacen

Un punto no menor es el control del consumo del celular y no solo hablamos sobre la cantidad de horas que lo usan sino también hablamos sobre en dónde lo usan, qué páginas visitan, con quién conversan, a qué juegos juegan y más.

Los niños pueden ser altamente influenciables de maneras muy rápidas y sin que se den cuenta, por eso es bueno que los adultos tengamos el control de esto para evitar accidentes o momentos incómodos para ellos.

7- Compartir con ellos un momento con el celular

Esto puede ser poco convencional pero es muy efectivo pues pasar tiempo con tu hijo haciendo algo de lo que a él le agrada como jugar a los jueguitos en el celular puede ser un gran momento para ambos.

De esta forma estarás listo para compartir un momento con tus hijos, interiorizarte en sus gustos, aprender de ellos y ver qué es lo que hacen con su celulares.

8- Dialogar sobre el consumo

Los niños son seres inteligentes en plena absorción de conocimientos y es por esto que es importante la comunicación con ellos. Los pequeños comprenden mucho más de lo que creemos.

Es por esto que se vuelve necesario hablar sobre el consumo de tecnología, sobre la alienación que esto produce y sobre cómo intentar que se mantengan los juegos y costumbres más sociales y saludables.

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*